Ahora es el tiempo de cambiar

Ahora es el tiempo de cambiar

FOTOVOLTAICA

El año 2019 ha destacado por el crecimiento del sector fotovoltaico a nivel europeo. La declaración de “emergencia climática” que hizo el Parlamento Europeo en 2019 ha provocado un aumento de capacidad de generación renovable instalada y proyectada, en parte por la llamada a todos los países para que tomasen medidas para evitar el avance del cambio climático.

Países como España han mostrado su compromiso a favor de la transición energética elaborando un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2039, que fija una serie de objetivos a alcanzar como la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, la introducción de energías renovables y la aceleración de la eficiencia energética.

 Por todo ello, España ha aprovechado esta situación para incentivar el crecimiento de este sector, situandolo en una posicion de liderazgo – probablemente temporal- en el mercado europeo y en la sexta posición a nivel mundial.

El sector fotovoltaico ha demostrado que está preparado para asumir el rol de liderazgo ya que congrega todas las características para evitar el cambio climático. La instalación de plantas fotovoltaicas ayuda a disminuir las emisiones de efecto invernadero (CO2), provocando a su vez una reducción de enfermedades cardio-respiratorias.

Cambiar ahora es nuestra única opción y probablemente la última bala en la recámara

En el plano económico es indudable que el avance de la energía fotovoltaica está directamente relacionado con la reducción de los precios de la electricidad, con el consiguiente y tan necesario aumento de la competitividad en la industria española.

La generación de empleos, directos e indirectos, la reducción del coste de los servicios municipales de energía eléctrica, y el reequilibro de la balanza de pagos a nivel nacional por la reducción de importaciones de combustibles fósiles son beneficios tangibles que marcarán una diferencia significativa en la economía española.

Desgraciadamente en España, el crecimiento de la energía fotovoltaica se ha ralentizado durante los últimos meses a causa del Covid-19. Sin embargo, la pandemia mundial que estamos viviendo exige que de una vez por todas España tome el control de su propio destino y aparque enfrentamientos estériles y prácticas obsoletas para regenerarse y convertirse en un país de vanguardia apostando la industria, la tecnología y las energías renovables, al mismo tiempo que se mejoran y se hacen más eficientes otros motores de crecimiento con futuro como el turismo o la agricultura.